La Marina de València

Actualidad20/09/2018

Amsterdam, el museo del mar ejemplar

Miramar. El blog de Francisco P. Puche, cronista de València. Artículo III


El señor X es un maestro jubilado que, a las nueve menos cuarto de la mañana, aborda el "Amsterdam", una copia exacta de un velero de tres palos de la Compañía de las Indias Occidentales. En pocos minutos, el señor X se cambia de ropa y se pone a trabajar: durante las siguientes horas, vestido como un marino del siglo XVII,  va a hacer el papel de comandante del antiguo navío comercial para los cientos de turistas que lo va a visitar como parte de su recorrido por el Museo Nacional Marítimo. Con él, cada uno en su lugar a bordo, habrá damas que serán pasajeras y empleados que encenderá los fogones, ordenarán la carga, subirán a las vergas, enrollarán cabos o engrasarán un molinete.

003 gabarras y remolcadores autenticos de epoca

Cuando quisieron hacer un Museo Naval digno de un país de navegantes, los holandeses empezaron por el principio: reunieron a las empresas de navegación, fletes, consignatarios y astilleros, y a los representantes de los viejos oficios del mar. Y como primera medida se comprometieron a construir, artesanalmente, pieza a pieza, con las técnicas de ayer, un navío como el que se les hundió en 1794, la estrella de la compañía que unía Europa con el Caribe y Brasil para traer especies, tabaco y café, en dura competencia con españoles e ingleses.

Valencia espera desde hace décadas su necesario Museo Marítimo y quizá es el momento, ahora que se va tejiendo su hipotético contenido, de ver cómo se organizan otros museos famosos del mundo. Y entre ellos, ejemplar y rotundo, destaca el holandés, el del puerto de Amsterdam, asentado en el edificio que fue Almacén Naval, donde velas, municiones, armas y cabos se custodiaban y distribuían a todos los muelles y flotas. Después, reunir modelos de barcos y viejos óleos, armas y cartas marinas, brújulas y sextantes, reconstruir y exponer la historia de la navegación holandesa durante siglos, fue ya tarea fácil para un país donde la afición por el mar es tan común  como colaborar en proyectos de mecenazgo nacionales.

-- !Pasen a cubierta, queridos viajeros! Les saluda el comandante del buque "Amsterdam", de la Compañía de las Indias Occidentales, que en pocas horas largará amarras, izará la mayor y los trinquetes y emprenderá un largo viaje hacia Nassau, en las islas que llaman de las Bahamas...

El señor X, vestido con elegante sombrero tricornio, saluda a grandes voces a los turistas y se deja fotografiar junto a los niños que quieren tocarlo todo: cañones y fardos, farolas y sextantes, hamacas y jarcias... Todo ha sido reconstruido con mimo y desde 1991 está dispuesto, y mantenido, para la didáctica tarea de enseñar cómo era el mar y la navegación y hasta qué punto barcos y comercio, fletes, inversiones, transportes y beneficio, han sido y siguen siendo parte del alma nacional neerlandesa. El turista puede incluso sentarse en la mesa de de trabajo del comandante, calarse su tricornio, tomar una pluma de ave... y hacerse la foto para el recuerdo, faltaría más.

En la popa, flanqueando el balcón de la camareta de mando, están esculpidos Mercurio y Neptuno, el comercio y el mar. Sobre el dorado mascarón de proa --leones y escudos gloriosos-- el bauprés afilado parece hecho para cortar el aire al paso del velero. Pero alrededor del "Amsterdam", otra docena de barcos vivos no paran de navegar, abajo y arriba. Algunos son de vela, pero otros son de vapor y están funcionando realmente.

Es la guinda del gran pastel marítimo holandés: hay familias, aficionadas al mar, que se brindan a pasar el verano en una lancha, una gabarra o un remolcador a vapor. Su tarea será sencilla: mantener limpio, funcionando y en orden, el barco que se han comprometido a tripular y habitar. Dormirán en él y harán las reparaciones precisas; echarán carbón a la caldera, soltarán amarras, navegarán la dársena y harán sonar la sirena... Porque, seamos serios: ¿Cómo se puede mantener vivo un puerto histórico si no es con barcos antiguos que lo naveguen cada día?

-- Suban, suban a bordo... !El Museo del Mar va a zarpar!

004 el museo naval tiene vapores en funcionamiento_2

*FOTOGRAFÍA: El Museo Marítimo de Holanda está basado en el "Amsterdam", donde actores recrean personajes y los vapores funcionan realmente.