La Marina de València

La Marina de València regala mascarillas personalizadas a sus amarristas

15/5/2020


La realización de test PCR a los trabajadores o las nuevas pantallas pantallas protectoras con filtro UV para marinería son algunas de las nuevas medidas de seguridad de Consorcio Valencia 2007

La Marina de València encara el desconfinamiento estrenando medidas de salud y seguridad para sus trabajadores y clientes. Una de las primeras iniciativas que ha puesto en marcha Consorcio Valencia 2007 ha sido la de regalar a todos sus amarristas un pack de mascarillas personalizadas con el logotipo del puerto histórico y un bote de gel hidroalcohólico por embarcación, ofreciendo la posibilidad de adquirir este último a precio de coste. 

De cara a garantizar la máxima seguridad posible para su personal, se han realizado tests PCR a los trabajadores de la dársena valenciana de la mano de la UTE SES Valencia- LAPEÑA Servicios Médicos para detectar, además de posibles positivos, la presencia de anticuerpos del coronavirus Covid-19. 

Pantallas con filtro solar
Por su parte, el personal de marinería, cuyas labores se desarrollan en gran medida al aire libre, está probando una innovadora pantalla protectora con filtro UV, que protege de la radiación solar y las molestias de la luz en verano, al tiempo que sirve como medida de prevención de posibles contagios. Las pantallas están fabricadas con plexiglás de primera calidad, espuma antialérgica y una goma que asegura el máximo confort, con la idea de que se puedan utilizar cómodamente durante las 8 horas de la jornada laboral. 

“El propósito principal de estas pantallas es la protección, para que los profesionales puedan trabajar al sol de forma cómoda. En principio fabricamos estas pantallas para nuestros operarios de países como República Dominicana o México, que trabajan en campos de paneles solares, algunos de ellos ubicados en el desierto”, asegura Salvador Cabezas, gerente de Universal de Suministros, empresa responsable de este nuevo sistema, y que es también propietaria de uno de los restaurantes ubicados en La Marina. 

Asimismo, tras la declaración del Estado de Alarma, La Marina instaló junto al Tinglado 2 un arco con un sistema de nebulización con desinfección, para incrementar la protección de los trabajadores que cumplían servicios esenciales en el puerto histórico y de aquellas personas que lo pudieran necesitar durante la crisis sanitaria.