La Marina de València

Actualidad13/02/2020

La Marina de València, base de pruebas de un innovador dron submarino


  • La dársena acoge una demostración de un dron submarino para medir calados y observar fondos.
  • Una alternativa sostenible para automatizar procesos de observación submarina.

La Marina de València acogió ayer la demostración del innovador SB100 de GPA Seabots, un dron subacuático que permite observar el fondo marino, para medir el calado, identificar objetos y analizar la contaminación y salinidad del agua, entre otros aspectos. 

La dársena valenciana reunió a representantes de empresas relacionadas con la gestión de puertos y consultoría ambiental marina para darles a conocer este proyecto que, tras estar presente en el Valencia Boat Show, salón náutico valenciano, decidió celebrar una demostración en La Marina.

El dron SB100, de un metro de eslora, permite obtener un plano batimétrico del fondo marino para medir a tiempo real el calado de las diferentes zonas de un puerto. También realiza observación de objetos en el fondo del mar y análisis de salinidad y contaminación del agua, mediante una sonda de barrido lateral. 

La sostenibilidad es también uno de los puntos fuertes de este nuevo proyecto, ya que el dron es eléctrico, lo que reduce el impacto medioambiental de este tipo de actuaciones necesarias para conocer el fondo marino de los puertos. Además, el hecho de no estar tripulado reduce el posible riesgo humano y los costes operativos y de mantenimiento. Finalmente, otra de las principales ventajas es su reducido tamaño, que le permite introducirse debajo de los pantalanes y entre los barcos amarrados, obteniendo resultados en tiempo real, y completando con un solo artefacto un trabajo para el que se requerirían 5 buzos. 

“En La Marina de València apostamos por la innovación en todos los sectores, y especialmente en la náutica, por eso para nosotros es un placer ser la sede de este tipo de demostraciones que permiten automatizar procesos, reducir costes económicos y de personal y, sobre todo, reducir el impacto medioambiental”, comentaba el director general de Consorcio Valencia 2007, Vicent Llorens.